¡Bienvenidos al "Rincón Hispano"
de nuestro Monasterio de la Santa Transfiguración -
Monjes del Monte Tabor!


Dirigido por el Hno. Máximo, monje 
Visite mi página en Facebook: MAXIMOS MOUNT TABOR.

14 DE ENERO - TESTIMONIANDO vs. DISCUTIENDO 

Por Sister Vassa Larin
Traducido por el monje Máximo del Monte Tabor
 

“’Si tú eres el Cristo, dínoslo,’ Y les contestó: ‘Si os lo digo, no me creeréis; y si hago una pregunta, no me responderéis. No obstante, desde ahora estará el Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios…’” (Lc 22,67-69) 
  
Aquí Jesús no pierde tiempo discutiendo con los jefes de los sacerdotes y escribas, porque Él sabe que es inútil. Pero luego pasa a dar testimonio de lo importante del asunto: “desde ahora estará el Hijo del Hombre sentado a la diestra…” 
  
A veces no reconozco cuando los argumentos son inútiles, - a no ser que alguien de veras quiera saber, y está haciendo una pregunta genuina. No es mi trabajo de ir por ahí discutiendo con la gente que no están abiertas a lo que tenga que decir. 
  
Pero sí es mi trabajo y labor de dar testimonio de Cristo, tal como Él lo hizo. No solo y no principalmente por mis palabras, sino por medio de mi vida diaria de acuerdo a la de Él. Y eso lo puedo hacer, si estoy en comunión diaria con Él, llevando Su agenda, no la mía, en mi corazón. “Vosotros sois mis testigos –oráculo del Señor--, y mi siervo, a quien he elegido.” (Is 43,10)

13 DE ENERO - RESPONSABILIDAD = HABILIDAD PARA RESPONDER 

Por Sister Vassa Larin
Traducido por el monje Máximo del Monte Tabor
 

"Si alguno quiere venir detrás de mí, que se niegue a sí mismo, que tome su cruz y que me siga” (Mt 16,24) 
  
Recientemente escuché a alguien decir algo quizás obvio, pero que no lo había pensado de esa manera -  que la “responsabilidad” significa “la habilidad de responder.” Así pues, enfrentando mis responsabilidades diarias, que a veces luces pensadas, es simplemente eso: responder a un llamado. Viendo más amplio, es Cristo quien me llama, a tomar mi cruz y seguirle. Eso es también lo que significa ser parte de la Iglesia, o “ekklesia,” que viene del Griego “ek-kaleco”: Significa “los llamados.” Implícitamente significa “los que responden” ¡también! 
  
La verdad es que, tengo que ir a una cena esta noche y no tengo muchas ganas. No es gran cosa, pero tampoco lo son pequeñas cosas que quiero evitar o procrastinar, hasta que me acuerdo Quien es el que me llama. “Porque mi yugo es suave, y mi carga ligera” dice el Señor (Mt 11,30). Esto es verdad cuando veo las cosas por medio de Su luz.

Tomado de COFFEE WITH SISTER VASSA

12 DE ENERO - LO IMPORTANTE DEL ASUNTO: EL CORAZÓN 

Por Sister Vassa Larin
Traducido por el Monje Máximo del Monte Tabor

“No dejes que mi corazón se incline a nada malo, a cometer pecados...” 
 (Sal 141, 4) 
  
“Pecados” en este sentido no son los obstáculos principales que me impiden que viva una vida centrada en Dios. Si voy a la confesión y solo me preocupo por los “pecados” veré que serán los mismos una y otra vez. Necesito mirar más profundamente, en lo que es literalmente el “corazón” del asunto. Después de todo, antes de tomar una mala elección y “pecar”, mi corazón debe inclinarse a ello. ¿Cuál es la “inclinación” de mi corazón? Es lo que deseo en primer lugar para hoy; lo que considero como mi propósito central. Eso afecta todos mis pensamientos y acciones. Necesito la gracia de Dios en mi corazón para mantenerlo inclinado en la dirección correcta; hacia Él. Su gracia puede hacerlo. Como se dice en la última lectura del Antiguo Testamento en la fiesta de Pentecostés: “Os daré un corazón nuevo y pondré en vuestro interior un espíritu nuevo… Pondré mi espíritu en vuestro interior y haré que caminéis según Mis preceptos, y guardaréis y cumpliréis mis normas.” (Eze 36, 26-27) 
                            
Así que comienzo mi día con la oración y un poco de lectura beneficiosa, abriendo mi corazón a las energías divinas del Espíritu Santo. Se trata de una especie de recarga de mi corazón en la mañana, lo que ayuda a mantenerme en rumbo.

Tomado de COFFEE WITH SISTER VASSA

26 DE DICIEMBRE - TENIENDO TIEMPO PARA ÉL 

Por Sister Vassa Larin
Traducido por el Monje Máximo del Monte Tabor

“Jesús le dijo: 'Un hombre daba una gran cena e invitó a muchos. Y envió a su siervo a la hora de la cena para decir a los invitados: [Venid, que ya está todo preparado]. Y todos a una comenzaron a escusarse. El primero djo: [He comprado un campo y tengo necesidad de ir a verlo; te ruego me des por excusado]. Y otro dijo: [Compré cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlas; te ruego que me des por excusado]. Otro dijo: [Acabo de casarme, y por eso no puedo ir]. Regresó el siervo y contó esto a su señor. Entonces, irritado el amo de la casa, le dijo a su siervo: [Sal ahora mismo a las plazas y calles de la ciudad y trae aquí a los pobres, a los tullidos, a los ciergos y a los cojos...'" (Lc 14, 16-21) 
                          
Por lo tanto, no todo el mundo tiene tiempo para el tipo de compañerismo, comida y entretenimiento que Dios ofrece en Su cena de fiesta. Sólo los pobres, lo lisiados, los ciegos y los cojos terminan viniendo - los que tienen todo el tiempo del mundo, y no tienen ningún para ir. Los "invitados" declinan educadamente, porque "tienen" asuntos, como el trabajo, la familia y el romance, que requieren su atención incondicional. 
  
¿Es necesario ser pobre, o lisiado, o ciego, o cojo para escuchar el llamado de Dios y "encontrar tiempo" para Él? Sí. Es necesario ser "pobre en espíritu", y tener "un corazón quebrantado y humillado" (Sal 50, 17). Quizás irónicamente, a veces el camino hacia "un corazón quebrantado y humillado" es a través de una dedicación sin Dios al trabajo, a la familia o a alguna relación, sea romántica o de otro tipo. Sin Dios en la imagen, una dedicación intensa a un trabajo o una relación puede dejarme con un corazón roto y vacío. Pero esta es mi condición humana sin Dios en primer lugar, porque no soy autosuficiente. 
                  
Hoy debo abrirme a la compañía de Dios, tomando tiempo para ser nutrida por Su palabra. Se me hace tan accesible en el Dios-Hombre Jesucristo, Quien viene a mi mundo en Belén, para cenar con los pobres, lisiados, ciegos y cojos. Hoy, una vez más, traigo mi quebranto y vacío a Su mesa, para ser sanada y llena de Su gracia. "Prueben y vean que bueno es el Señor; bendito el hombre que confía en Él." (Sal 33, 8)

Tomado de COFFEE WITH SISTER VASSA

28 DE NOVIEMBRE - ASOMBRO Y CONSTERNACIÓN 

Por Sister Vassa Larin
Traducido por el Monje Máximo del Monte Tabor

La generación de Jesucristo fue así: María, su madre, estaba desposada con José, y antes de que conviviesen se encontró con que había concebido en su seno por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, como era justo y no quería exponerla a infamia, pensó repudiarla en secreto.” (Mt 1, 18-19) 
  
Mientras me preparo para las fiestas de la Natividad del Señor, debo reflexionar un poco sobre la reacción sorprendentemente "tranquila" de José ante el embarazo inexplicable de María. No vemos ningún asombro o consternación en este hombre justo, que fue confrontado con una situación que, -digámoslo como es, - lucía muy, pero que muy mal. Sin embargo, todo lo que José quería hacer en esta situación era: 1. protegerla de la deshonra pública, y 2. despedirla "en silencio." 
  
Así que esta es una reacción "justa" al pecado percibido de otro ser humano. Hoy debo contemplar con gratitud la humilde y tranquila discreción de José, para que yo no me sienta tentada a mostrarme consternada por cualquier inmoralidad o comportamiento pecaminoso que pueda percibir a mi entorno. Mi sorpresa y mi consternación no son justas ni útiles. De hecho, cuando soy juiciosa me vuelvo completamente incapaz de ser útil; cuando trato de jugar a ser Dios con papel de Juez, me cierro a Su misericordia llena de gracia. También demuestro una falta de conocimiento de mí misma, pero elaboraré sobre este punto en otro momento. 
                             
Durante este Ayudo de Natividad debo abstenerme del asombro y consternación, para que pueda hacer mi camino a Belén con un enfoque apropiado. Debo "enderezar los caminos del Señor" en mi propio corazón, para que pueda saludarle de la misma manera que Él nace, en la quietud y la humildad.

REFLECTIONS WITH MORNING COFFEE

27 DE NOVIEMBRE - ADECUADA NUTRICIÓN 

Por Sister Vassa Larin
Traducido por el Monje Máximo del Monte Tabor

Dichoso el hombre que no sigue el consejo de impíos ... Sino que se complace en la Ley del Señor, y noche y día medita en su Ley.” (Salmo 1,1-2) 
  
Si quiero que mi "voluntad" esté "en la ley del Señor," necesito "meditar" en ella. Es decir, tengo que ser nutrido por la Palabra de Dios, diariamente, envés de permitirme ser absorbido exclusivamente en esa sobreabundancia de palabras (ya sea en línea o de otra manera), que a menudo es completamente inútil, o "el consejo de los impíos." Porque las palabras e información que me trago diariamente tienen un efecto en mí; me afectan la "voluntad" y pueden moldear mis deseos y aspiraciones. 
                             
Debo recordarme hoy que tengo una opción sobre este asunto. Puedo abstenerme un poco de sobre consumir historias inútiles o espectáculos, y tomar decisiones más saludables en cuanto a lo que leo o veo hoy. Porque esto es lo que llevaré conmigo, en mi corazón, y esto es lo que afectará la dirección de mi "voluntad," el resto del día.

REFLECTIONS WITH MORNING COFFEE

26 DE NOVIEMBRE - LA RESACA 

Por Sister Vassa Larin
Traducido por el Monje Máximo del Monte Tabor

“Un día le anuncia el mensaje al otro día y una noche le da la noticia a la otra noche.” (Salmo 19, 3) 
  
El versículo de este Salmo habla de la conexión entre el "discurso" y el "conocimiento" de un día al "discurso" y al "conocimiento" del día siguiente. En términos prácticos esto significa que las palabras que yo digo, oigo o leo hoy, así como el "conocimiento" que recibo hoy (a través de mis palabras, experiencias, encuentros, acciones, incluso mis opciones de comida y bebida, la elección de la hora de dormir, etc.) se convierten en mañana. El "conocimiento" que elijo acumular hoy puede ayudar a mi crecimiento, moviéndome hacia adelante en la sabiduría de Dios, o puede echarme unos pasos hacia atrás, como una resaca que incapacita. 
                                            
Hoy debo recordar, sobre todo en la noche, que "proceso" todo lo que hice, dije, leí y pensé este día, en una manera beneficiosa, a la luz de Dios. Creo que me ayuda a tomar unos minutos y escribir tanto lo que hice pobremente (con un pequeño signo de "menos" al lado de esas cosas) y las que hice bien (con un signo de "más" al lado de esas). También apunto por lo que estoy agradecida, y varias intenciones sobre cómo hacerlas mejor mañana. Tengo un cuaderno pequeño, de cubierta dura, para este propósito, que lo llevo conmigo como recordatorio. 
                           
Le pido a Dios hoy que me ayude a adquirir el tipo de "discurso" y "conocimiento" que me ayude a construir con Él, y en Él, un mañana. Le pido que me ayude a ayudarme a tomar decisiones saludables: "Porque Tú, Cristo Dios," como dice la Oración antes del Evangelio, "eres la luz de nuestras almas y nuestros cuerpos." A Él doy gloria, para que mañana pueda alcanzar Su mayor gloria.

REFLECTIONS WITH MORNING COFFEE

25 DE NOVIEMBRE - "CONCIENCIA DEL CUERPO" vs. VIDA EN EL ESPÍRITU 

Por Siste Vassa Larin
Traducido por el Monje Máximo del Monte Tabor

“De manera que desde ahora no conocemos (οἴδαμεν) a nadie según la carne (κατὰ σάρκα); y si conocimos a Cristo según la carne, ahora ya no le conocemos así. Por tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva criatura: lo viejo pasó, ya ha llegado lo nuevo. Y todo proviene de Dios, que ons reconcilió con él por medio de Cristo y nos confirmó el ministerio de la reconciliación…” (2 Cor 5, 16-18) 
  
¿Por qué "lo viejo" ha muerto? ¿Qué, exactamente, ha cambiado? La venida del Espíritu Santo ha cambiado todo, incluyendo la manera en que "consideramos" o "conocemos" (οἴδαμεν) a Cristo, y la manera en que nos consideramos a nosotros mismos. Cuando abrazo una vida en el Espíritu Santo, abriéndome a Sus abundantes dones, estoy librada de las cargas de la excesiva "conciencia corporal" y sus obsesiones. "Los que viven según la carne sienten las cosas de la carne, en cambio los que viven según el Espíritu sienten las cosas del Espíritu." (Rom 8, 5) 
  
¿Significa esto que no me debo preocupar por mi cuerpo, o menospreciar el mundo material por completo? No. Significa que abrazo una nueva perspectiva sobre estas cosas; una perspectiva de la verdadera vida y la verdadera paz, que es un don del Espíritu Santo. Por ejemplo, en lugar de mirar a alguien de "arriba a abajo," o "de acuerdo a la carne," me dan para ver más allá de eso, ver más que eso, y no perder los dones y mensajes ocultos de Dios en todas las cosas. Él "nos reconcilia a Sí mismo" a través de Su forma de ver y conocer las cosas, porque "todo esto es de Dios." Por eso me debo volver a conectar con Él hoy, abriéndome a Su gracia, mientras cuido de mi salud, tanto en cuerpo como en alma. "Porque la tendencia de la carne es la muerte: mientras que la tendencia del Espíritu, la vida y la paz." (Rom 8, 6). Gloria a Él.

REFLECTIONS WITH MORNING COFFEE

24 DE NOVIEMBRE - LA HUMILDE CRUZ DE LA DESUNIÓN 

Por Sister Vassa Larin
Traducido por el Monje Máximo del Monte Tabor

“Pues conviene que haya entre vosotros disensiones, para que se descubran entre vosotros los de virtud probada.” (1 Cor. 11, 19) 
        
Ayer mismo mencioné este pasaje a un clérigo ortodoxo, que ha estado trabajando sin descanso por la unidad de la Iglesia, tanto a nivel ecuménico como pan-ortodoxo. Tiendo a pensar de él como uno de esos "que son probados." Pero cuando le mencioné este pasaje, el clérigo me respondió inesperadamente: "el pasaje de Primera de Corintios me hace ver cuán abismalmente he fracasado." Y cuando le pregunté, ¿por qué? me respondió: "porque he estado reflexionando que no siempre estaba enfocado en la meta..." 
                                      
¡Humildad! Que refrescante y liberadora es, no jugar el "juego de la culpa," o apuntando con el dedo a los demás, mientras que cargamos nuestra común cruz de desunión y otros fracasos humanos. Hoy debo cargar con esta cruz, como don de humildad de Dios; como Su toque en mi hombre, recordándome mis propias fallas y pérdidas de enfoque. Debo cargar nuestra humilde cruz, envés de agravar más las divisiones a través de pesadas auto justificaciones y pensando que somos mejores que los demás. Hoy debo permitir que las palabras humildes y liberadoras del apóstol puedan ser oídas en mi corazón: "Llevad los unos las cargas de los otros y así cumpliréis la ley de Cristo." (Gal 6, 2)

REFLECTIONS WITH MORNING COFFEE

23 DE NOVIEMBRE - AUTO DONARSE EN ACCIÓN DE GRACIAS 

Por Sister Vassa Larin
Traducido por el Monje Máximo del Monte Tabor

“...Señor, haz que yo busque: consolar y no ser consolado, comprender y no ser comprendido, amar y no ser amado. Porque: dando es como se recibe, olvidándose de sí es como uno se encuentra, perdonando es como se recibe el perdón, y muriendo es como se resucita a la Vida. Amén.” (“Oración de San Francisco de Asís”) 
                         
Permítanme hoy cambiar las cosas, ver lo que puedo contribuir a los demás este Día de Acción de Gracias, envés de concentrarme en lo que pueda sacar de la celebración. Déjame acallar cualquier necesidad o mezquindad, y ser sensible a las necesidades de otros. Quizás este sea sólo ayudando con los platos, o callándome cuando surge una discusión en la mesa. O tal vez pueda invitar a una persona sola a unirse a la mesa, porque alguien en mi vecindario puede estar solo en este Día de Acción de Gracias. 
  
Déjame dar de mí hoy, en la manera que pueda, agradecida por lo que se me ha dado. ¡Feliz Día de Acción de Gracias! 

REFLECTIONS WITH MORNING COFFEE